banquita_del_ocio

La Banquita
del Ocio

Nuestra imagen es una réplica a escala de un detalle del Monumento "Los niños de Villatina", del escultor Edgar Gamboa, realizado en memoria de los 9 niños asesinados el 15 de noviembre de 1992 en el barrio Villatina, Medellín (Colombia) por agentes de la Policía Nacional.
El original está en el Parque del Periodista en el centro de la ciudad y fue instalado como parte de las obligaciones del Estado de Colombia para reparar integralmente a los familiares y a la sociedad, por hechos por los que reconoció internacionalmente su responsabilidad. El Grupo Interdisciplinario GIDH fue el representante de los familiares de las víctimas.
Su ocupante permanente ha sido testigo de mil lecturas realizadas por los visitantes que a diario reposan en ella.

Aquí, unos minutos de ocio para reflexionar sobre la vida, a través de otro prisma.

Ver Listado... Ver Artículos...

.


 

El pobre Presidentico

Érase un presidentico
Sin nadita que temer,
Sino chuzadas, desaparecidos,Corrupción y carrusel.

Insultaba periodistas,
Calumniaba por doquier
Y el pobre no encontraba
Más maneras de joder.

Y este hombrecito no tenía
Ni un ranchito en qué vivir
Nada más un latifundio
Con su huerta y su jardín.

Nadie, nadie lo cuidaba
Sino el DAS y la UIAF
Ya que ministros y asesores
Lo solían enga?ar.

Nunca tuvo en qué sentarse
Sino sillas de montar
Con sombrero y pocillito
De tintico al cabalgar.

Nunca tuvo culpa grande
Ni declaraciones que ocultar,
Aparte de las cuentas
De su entorno familiar.

Y este pobre hombrecito
Cada a?o, hasta su fin,
Controlaba casi todo,
Pero no pa' delinquir.

Y al mirarse en el espejo
Lo espantaba siempre allí
Una vieja de gran toga,
Con iniciales CPI.

Y este pobre hombrecito
No tenía que desmentir
Sino escándalos de muertes
Y desplazados mil y mil.

Y a no ser por sus muchachos,
Tom y Jerry, gran delfín,
Solitico por el Twitter
Anduviera el infeliz.

Apetito nunca tuvo
Ense?ado a trabajar,
Si no gozó salud completa
Fue por culpa de LAFAR.

Se jubiló de malas pulgas,
En una casa policial,
Y jamás volvió a quejarse
Pues tenía seguridá.

Y este pobre hombrecito
Al partir no dejó más
Que expedientes y demandas,
Y desprestigio orbital.

Vaya en paz, y Dios permita
Que logremos comprobar
La inocencia de este pobre
Sin vivir así de mal.

Vladdo
(Inspirado en la misma fábula que inspiró a Rafael Pombo)

 
«InicioPrev12345678910PróximoFin»

Página 9 de 22
Enlaces a 
redes sociales
twiter
Grupo Interdisciplinario por los Derechos Humanos GIDH - Medellín - Colombia - - El GIDH fue forzado el 24 de junio de 2013 a cerrar su sede
Todos los derechos libres, excepto cuando se indique lo contrario - Agradecemos citar la fuente: www.gidh.org - 2019
Diseño y Desarrollo Inicial: Interservicios Limitada - Montaje y Mantenimieno: GIDH